3.0

El fenómeno Grey, o lo que es lo mismo: un poco de buen sexo por favor.

+artículo no recomendado para menores de 18 años. Si eres mi padre, tampoco. Si eres un ex-profesor no pasa nada porque ya no lo eres. Si eres familia, depende. Si eres un ex-novio: adelante, pasa.

Oh my God

Perdonad mi ausencia. No sé cuántos sois los que me leéis, si muchos o pocos, si 10 ó 200. Lo que sí está claro es que seáis los que seáis, siempre seréis un motivo por el que volver. Pero esto es aparte, la vida no está como para ponerse melodramático con ausencias injustificadas, hoy toca saltarse un poco las normas y hablar de sexo. Pero del bueno.

Hace unos meses que el fenómeno Grey tocó a mi puerta, no sé si por aviso o por destino pero la intención era buena: “Ey nena, hay un mundo mejor en la cama. Será mejor que me leas si no quieres seguir perteneciendo a ese porcentaje de gente que no sabe lo que es bueno en el sexo.” Yo, tan predispuesta a veces y tan cerradita otras, friki por naturaleza y desconocedora de la novela erótica, investigué antes de dar el paso y obtuve la información suficiente como para saber que sí, que pa´alante.

Podría poneros en antecedentes, pero a estas alturas sé que sois conocedores de la trilogía, por lo que cualquier detalle que pudiera daros no supondrá valor añadido a este artículo así que iré a lo que me parece realmente interesante.

10 cosas que no sabes sobre el Fenómeno GreySessed

 

1. Google y el sexo:

Haciendo la búsqueda en Google de “50 sombras de Grey”  se muestran un total de 3,800,000 resultados. Si nos metemos un poco más en el papel y nos animamos con “quiero un Christian Grey”, el número no es que se quede corto:  5.180 páginas que hablan del nuevo erudito del sexo. Y si ya quieres morirte del todo y te gusta la investigación, con “sexo aburrido” tendrás acceso a 13.000 resultados en total (lo cual es poco pero bueno, estamos haciendo una de entre tantas opciones de búsqueda)

2. Cómo conocí a Christian Grey:

Hay más de 300 perfiles creados en Twitter bajo el nombre de Christian Grey. Aproximadamente cada día, 16.600 usuarios mencionan al atractivo empresario de Seattle en la red social. En Facebook la cantidad de páginas de fans es escandalosa, llegando a rozar alguna de éstas los 420.000 seguidores.

3. El Método:

La saga ha llegado a ser recomendada como receta para el sexo. Incluso Amazon ha utilizado el GreySessed para incluirlo en su estrategia de comunicación con un anuncio para promocionar el libro en El Día de la Madre. Esto es lo que en publicidad llamamos aprovechar las oportunidades del mercado.

4. Disculpe, ¿me pone un libro?

En España es nº1 en ventas y ya se han vendido más de 31.000.000 de ejemplares en todo el mundo.

5. 50 Sombras de Grey: La película

Como dato curioso, con la búsqueda de “Trailer 50 Sombras de Grey” en Youtube, la plataforma de vídeo nos muestra un total de 73 resultados. Puede ser que esto te resulte una cifra poco interesante y alarmantemente baja, pero teniendo en cuenta que ni siquiera está escrito el guión ni elegidos los personajes, el número indica que 73 personas han dedicado su tiempo libre a inventarse un trailer que no existe. Como diría mi jefe, “freakismo power”.

6. Delicatessen:

Ya no hablamos de sexo convencional, ahora nos referimos a  “polvos vainilla”. Es decir, cuando el sexo es sin juguetes, sin accesorios. Nada.

7.  Anatomía de Grey:

El Bondage no es una término nuevo, el elemento BDSM ha estado presente en el séptimo arte desde los años 20, aunque no fue hasta los 60 cuando autores como Luis Buñuel o Jesús Franco rompieron sus tabúes para enseñarle al mundo algo de sado. Desde el cariño, seguro.

8. La mano que mece las casas de juguetes:

Desde que se puso a la venta el libro, los sex-shops han incrementado sus ventas. Ay, picarones.

9. Tú la letra, EMI MUSIC la música:

El libro tiene una buena carga musical por lo que el sello discográfico EMI MUSIC ha puesto a la venta  Fifty Shades of Grey: The Classical Album. 

10. Contigo no, ¡bicho!

Y por último, y te aseguro que no menos importante, tenemos la noticia de la mujer guerrera que se divorció de su marido porque “éste no le ofrecía sexo como el de Christian Grey”. Para poneros en situación, básicamente se trata de un matrimonio que aparentaba prácticamente muerto y el que la mujer intentó reavivar a través de distintas técnicas que leyó en el libro pero que no causaron efecto alguno en el marido.

Que sí, que lo que estás pensando ya lo sé. Que qué burrada, que es de locos. Que ’50 Sombras’ no es más que otro de los miles proyectos de consumo para gente deseosa de sexo. Que es un libro comercial de audiencia fácil y de registro pobre. Que “¿tú también estas leyéndote el dichosito libro como hacen las demás?”.

Soy publicitaria, entiendo los fenómenos de masas y estoy de acuerdo en las afirmaciones anteriores pero – y por qué no decirlo- soy partidaria de que no se juzga lo que no se conoce. Y así con todo lo demás.

Y entonces es cuando me pregunto: ¿no es preocupante el movimiento? ¿no estamos ante un catalizador de cambio en las relaciones hasta ahora concebidas quizás, de una forma distinta?

Pienso en que existen cientos, miles, e incluso millones a las que de repente les apetece un Grey en la vida. O quizás, siendo más realistas, lo que realmente se necesita es un poco de sexo sin tapujos. Un sexo que se atreva a salir de la casilla de entrada, de la zona acomodada, que se atreva a comprar Paseo del Prado en el Monopoly, que se bañe sin manguitos. Un sexo tipo: “déjate de sacarinas que hoy el azúcar  te lo pongo yo”. Un sexo sin miedo, vamos. ¿No sería esa la mejor forma de empezar a disfrutarse? Digo yo, vamos.

Anuncios
Estándar

23 thoughts on “El fenómeno Grey, o lo que es lo mismo: un poco de buen sexo por favor.

  1. isabel dice:

    El problema que tenemos las mujeres es que de malos polvos está lleno el mundo, por eso cuando leemos la trilogía queremos ir por todas las empresas buscando a un multimillonario que nos haga perder la cabeza con BUEN SEXO y no con fanfarronerias de ser buenos y terminar desilusionadas.

    • Gus dice:

      Hola que a mi me encanta el sexo y bien completo…pero cuidado que no soy ua maquina…que por mas juguetes y cosas, si no hay piel no funciona…yo creo q esta bueno lo de animarse a cumplir las fantasias..pero no hay q hacer comparaciones con el libro ni tener tantas expectativas…simplemente sentir.

  2. Marisa dice:

    Hola Natalye, me ha gustado tu comentario. Lo que yo creo que nos pasa a la mayoría de las (ojo que sólo conozco un hombre que lo está leyendo…) que hemos leído el libro (trilogía) es que hemos descubierto que no sabemos disfrutar de las cosas que tenemos a mano. Es cierto que es un aliciente el tema económico, es indudable que incluso produce placer el hecho de poder disponer de un yate para hacer lo que te plazca de manera privada y eso sólo se consigue con dinero, pero yo voy más allá y aquí debo decir que en lo que respecta a mi vida privada, es cierto, que no he sabido sacar el mejor partido a mi relación sexual con mi marido, por culpa mía evidentemente. Gracias al libro, me he dado cuenta que tengo un Sr. Grey en casa que es capaz -que conste que siempre lo ha sido pero que he sido yo la poco dispuesta- de elevarme al 7º cielo y la ventaja, ya ves, nunca es tarde, es que estoy aprendiendo a disfrutar de ello. Nadie conoce mis gustos ni mis puntos débiles mejor que él y eso unido a lo seductor que es, creo que he descubierto mi Grey, lo cual me llena de satisfacción, pese a los comentarios de gente que ni tan siquiera se ha leído el libro y opina que sólo habla de “porno para mamás”…. Pueden llamarlo como quieran pero es lo que es, un mirar alrededor nuestro para evaluar lo que estamos haciendo mal. ;D

    • Hola Marisa,

      Me alegro muchísimo de que tengas tu Grey con quien seguir disfrutando los placeres de la vida, en cualquier ámbito.

      Es importante reconocer que a veces lo que buscamos está mucho más cerca de lo que creemos. Y nos empeñamos una y otra vez en buscar en otros, lo que alguien que está cerca, puede darnos.

      Enhorabuena por tu descubrimiento, ahora a disfrutarlo.

      Un beso!

  3. ana dice:

    me ha encantado tu opinion del tema pero yo creo que el problema estaba en como nos han educado en el sexo a hombres y a mujeres.Ellos siempre han sido libres y nosotras (o por lo menos yo) siempre nos han frenado nuestros tabues.

    • Totalmente de acuerdo. Del mismo modo que desde pequeñas nos enseñan que lo nuestro son las barbies, y lo de ellos las pelotas (vaya, qué comparación. Nunca mejor dicho)

      El caso es que nosotras podemos, y debemos, hacer lo que queramos hacer. Sin prejuicios y con naturalidad. No hay nada mejor que eso.

      Gracias por comentar 😉

  4. Sinceramente. A mi el libro me ha dado un buen empujón…. estamos siempre pensando en lo que esta bien y en lo que esta mal en el sexo, en que esto es sucio y esto no…Abramos nuestras mentes. Si estamos con nuestra pareja desde hace años y queremos darle un poco de chispa a la cosa ¿por que no probar?…. Que mejor que con la persona con la que más confianza e intimidad tienes. A mi estos libros me parecen geniales….Nunca llevados al extremo,(caso divorcio) pero por que no en tiempos de crisis leer cosas que nos hagan olvidar nuestros problemas diarios, que nos hagan soñar y dejar evadir nuestra mente…Y si encima lo levamos a la practica…Pues ole…..
    Genial artículo.
    Un saludo

  5. Parece que estamos ante todo un suceso nuevo (de siempre) aunque en tiempo, modos y libertades libertades o represiones, claro. Bueno, pues ahí y por sus sectores irreductibles más o menos, de grado o por fuerza, las personas con poder, el grupo, la sociedad… el pobre señor solo…
    Siendo publicitaria -creativa función- entenderás de no juzgar lo que no se conoce acaso más que otras personas, pero en verdad, eso debe ser lapidario en grande para los jueces (honrados) porque en lo normal ser avisados nos es imperioso a todos. La publicidad, creo, resalta o lanza antes “para”… y los demás a la par y un un poco debemos mirar “por” nosotros… Excelente amiga: ¿no el sistema y la gente? Y pede que en soltura.
    Amiga, eres estupenda y me gustan tus peculiares asuntos.
    Te saludo encantado.

      • Natalye: hablaba de tu entrada, sin meterme en esos asuntos de la la famosa trilogía.
        Pero sobre, sobre el sexo y la cama o no cama, no digo sino lo que sigue: de grado compartido -y allá cada cual, que nada es panacea pero sí puede ser buena vía y maravilloso su resultado, no sé si en la bestialidad incluso y la anulación de la persona, ¡una mujer por caso!-, pues ¡adelante con los faroles ! 🙂

  6. snazzy dice:

    Hola Natalye,

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho. Nunca había leído un libro de esas características, no por falta de interés simplemente porque nunca había encontrado a alguien que me dijera ey! Lee esto que esta bien y encontrarme leyendo una novela erótica. Supongo que en mi entorno son pocas las personas que hasta la fecha aceptan sin tapujos que les gustan ese tipo de novelas.

    El fenómeno 50 sombras, lo había oído mucho en televisión pero precisamente por esa razón, por la idea salvaje y equivocada que vendían, no me interesaba demasiado, hasta que mi compi de trabajo me aseguro que estaba muy bien y que me iba a encantar.

    Siempre me he sentido libre de hablar de sexo (supongo que como todos) con ciertas personas de mi entorno, por ello he podido comentar fantasías, solucionar dudas… aún así el tema del BDSM me parecía algo demasiado impactante. Reconozco que tal y como lo pintaban me imaginaba algo no se, descomunal, pero, lo que he leído me ha impresionado al tiempo que me ha encantado.

    Es increíble todo lo que ha generado esa trilogía, he visto que incluso se ha creado un juego para navidad. En fin, no se si sera cierto que la autora piensa escribir más libros sobre el mismo tema, solo se que cuando terminé de leerlos, fue como si se hubiera creado un vació en mi interior. Me faltaban las historias de Cristian y Anastasia.

    Creo que lo que está ocurriendo es que la gente que hasta ahora se había sentido mal por querer leer y saber sobre ciertos temas de pronto se ha encontrado con la opción al alcance de las manos y ademas, con la aceptación de millones de personas que están haciendo lo mismo.

    En mi caso, como he dicho anteriormente, estos libros no me han dejado indiferente por ello, supongo que tendré que añadir este tipo de novelas a mi biblioteca personal 😉

    Solo me queda felicitarte por tu blog, y por esta entrada que me ha encantado. Un saludo,

  7. Sally P. López dice:

    Me ha encantado todo lo que dices. Es un buen artículo…… Yo soy una de esas mujeres que les gustaría tener un Grey en su por qué no decirlo en mi cama…..

    • jajajaja, Sally. Yo creo que a estas alturas todas las mujeres quieren un Christian Grey, pero también el poder lo tenemos nosotras.

      Me alegro de que te haya gustado, eres bienvenida para volver cuando quieras 😉

  8. pili dice:

    yo creo que ademas del sexo nos olvidamos un poco de la ilusion del principio de los comienzos de una relacion de la primera pasion etc,esta claro que seria fenomenal que durase eternamente,y eso es lo que ha pasado en muchos matrimonios monotonos,que ha revivido esa pasion.por mi parte lo agradezco y confieso que dentro de un tiempo la volvere a leer os lo juro.

  9. Hola Natalye,

    Me ha encantado tu artículo. Estoy a punto de terminar la tercera parte de esta trilogía, y me tiene fascinada el éxito que ha tenido, cuando, seamos sinceros, es una novela terriblemente mala, desde un punto de vista literario. Hasta el punto de resultar agotadora tanta reiteración. ¡Y menudo pasteleo!

    Dices en tu artículo que la gente busca sexo sin tapujos. Yo tengo mis didas. ¿Seguro que es eso lo que ha enamorado a tantas mujeres de Christian Grey? ¿O es lo mucho que la ama a ella, el exceso de romanticismo hasta llegar a lo paranoico, unido a su magnífico piso, coches de lujo, servicio por dóquier, por no hablar del yate y el helicóptero? ¿De verdad es el sexo lo que os atrae, o nos quedaríamos con él al margen de esas escenas de sexo? Porque él será muy bueno en la cama, pero es que ella llega a excitarse hasta extremos insospechados con sólo mirarle. ¡Y eso que era virgen y carecía de entrenamiento!

    En definitiva, muchos factores mezclados en esta novela.

    Todas las semanas hablo con muchísimas mujeres de temas relacionados con la novela, y apenas ninguna muestra interés por probar nuevos juguetitos como los que Christina utiliza. Sin embargo se declaran enamoradas de él… Curioso. Y las que lo hacen, sobre todo lo hacen motivadas por sus parejas, que sí tienen el empuje y la iniciativa de probar cosas nuevas y disfrutar más del sexo.

    ¿Cómo se explica eso entonces? Porque quien sabe, a lo mejor tenemos a nuestro Christian Grey en casa, eso sí, sin helicóptero, yate, coches de lujo….

    ¡Hasta la próxima Natalye! Y muchas gracias por tu artículo

    Carolina Martín

    • ¡Buenas noches Carolina!

      Muchas gracias por animarte a contestar y expresar tu opinión. La verdad es que estoy de acuerdo en muchas de tus aportaciones sin embargo, el objetivo de mi artículo es otro. Christian Grey es un personaje adaptado a lo que “las mujeres creemos que necesitamos hoy en día”. Si a esto le sumamos el lujo, los coches, las casas y el excesivo romanticismo (que a veces nos falta) entonces el resultado es brutal. Estoy de acuerdo en eso. Pero yo voy más allá, a pesar de los matices de la novela y tal y como comento (aunque me haya gustado, no deja de ser un libro que se me ha hecho pesado de leer en algunos momentos) a mi lo que me sorprende el fanatismo que ha provocado y la revolución sexual a la que muchas mujeres se han unido. ¿No es esto un indicativo de que algo estaba fallando? ¿No ha cambiado, aunque sea mínimamente, la forma de concebir el sexo? Más allá de quién esté detrás, si es o no un Christian Grey, lo que sí ha puesto de manifiesto la novela es que el sexo hay que disfrutarlo y disfrutarlo bien.

      Es por eso que desde que muchas lectores lo tienen entre menos, empiezan a cuestionarse qué está fallando y de qué manera podrían mejorarlo. Se disfruta el sexo, sí. Pero, ¿lo suficiente? Y si así era, si todas hemos estado satisfechas, ¿cómo es que de repente nos entran ganas de probar cosas nuevas?

      En cualquier cosa, estoy convencida de que esto abre paso a una nueva generación en la que podremos permitirnos el lujo (todavía más) de disfrutar de lo que es bueno. Enérgicas, con ganas. Con fuerza. 😉

Susurra...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s