Pedacitos, Serendipia

Hablo de la tarde en la que no nos vimos

Quedaron a las 8 pero nunca llegaron a encontrarse.
Se fueron y se perdieron,
como siempre acaba perdiéndose
a las personas a las que se llega tarde.

Estación de tren

Microcuento de un viernes 15 de marzo.

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “Hablo de la tarde en la que no nos vimos

  1. Escribes : “como siempre acaba perdiéndose
    a las personas a las que se llega tarde.”
    O, quizás se llega antes de tiempo…o….simplemente cada uno esta allí pero en el Universo paralelo!
    Felizmente está el verso, que alienta, que refugia, que reconforta y que crea puentes!
    como un petit café au cognac cuando hace frío!
    Saludos NatalyeCeline!

    • Llegar demasiado pronto o llegar demasiado tarde. El caso es no estar en el tiempo. Así ocurre tantas veces, dos que podrían estar y dos que finalmente no son.
      Igual habría que empezar a cuadrar relojes, o simplemente empezar a vivir sin horas que resten tanto.

      Un placer que estés por aquí, me gustará leerte con ese café.

      Muchos versos para tí también. Que eso nunca falla.

      Natalye.

Susurra...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s