El Pasado está bien donde está

he soñado con mis 21

he soñado que volvía al pueblo, que veía verde, que tenía el pelo suelto, medio rubio, medio castaño, medio de mil colores. He soñado que me gustaba un chico, he soñado que a él no le gustaba yo. He soñado que escuchaba el canto del loco y bebía ron cola. He soñado que lloraba en el cuarto del baño de la discoteca porque me gustaba un chico pero a ese chico no le gustaba yo. He soñado que me miraba en el espejo de aquel antro, que me ponía el pelo detrás de las orejas, que me lo soltaba, que me hacía una coleta. He soñado que me pintaba los labios y luego me los limpiaba con fuerza hasta hacerme daño. He soñado que me preguntaba por qué si un chico te gusta mucho, y lo quieres mucho, y le das mucho, todo eso no sirve. He soñado que tenía mariposas en la garganta y palabras en el estómago. He soñado que la indiferencia es soportable, he soñado que las migajas de cariño no.

He soñado que volvía al pueblo, que veía verde, que tenía el pelo suelto, que me gustaba un chico. He soñado que al sueño le preguntaba muchas cosas  y he soñado que el sueño no me devolvía ninguna puta respuesta.

 

Anuncios
Estándar
El Pasado está bien donde está, Pedacitos

Algo de Jazz

Ya no pienso nada en ti. Nada.
Ni siquiera me acuerdo de tu forma de arreglarte el pelo cuando conducías
ni de tu manera de cambiar las canciones de tu MP3 cuando alguna de ellas
según tú,
no formaba parte de la esencia del momento.

No, no me acuerdo nada de ti. ¡Nada!
Ya ni te busco entre la gente
ni olisqueo descaradamente el perfume de cualquier hombre
esperando encontrarte tras uno de ellos.

Se me han olvidado tus mensajes,
tus ‘no’ hastíos y sin gracia
tus ‘sí’ a medio camino entre lo que era, y lo que podría llegar a ser.
Se me ha olvidado la forma que tenías de dirigirte a mi
y tu método para conseguir que diera pasos hacia adelante
para besarte.

Pero sin embargo, ¡qué curioso!
Todas las noches te sigo imaginando al otro lado de la cama
susurrando un te quiero que no dio tiempo
y que probablemente nunca esté por llegar.
Como todas las cosas que no vuelven porque se han ido lejos,
como te fuiste tú
y como (maldita la hora)
me fui yo.

Pero te he olvidado, que es lo importante.
Y creéme, ya no pienso nada en ti.
De hecho,
ni siquiera menciono que éramos Jazz en estado puro.
No, porque Nada.

 28/10/2011

 

Estándar