Quién está detrás

*Te he hecho un resumen con las negritas, así te será más fácil para cuando vuelvas. De nada hombre, un placer.

Ey, ¡hola!

Soy Natalye. Es mejor que sepas desde el principio que mi nombre se pronuncia Natalí si te apetece más francés, y Nátali si le quieres poner un toque americano. En ninguno de los casos podrás llamarme bajo la acentuación de Natáli, porque entonces cogeré mis cosas y me iré. Mis raíces son italo-francesas, por lo que Natalí será un buen comienzo.

Nací cuando era pequeña y desde siempre supe que a mi lo que me iba eran los bailes entre letras, algo así como hacer el amor con las palabras.  Fui de las primeras en pasar a boli y esto me hizo pensar en el gran mundo de posibilidades que se abría ante mi. Y por eso, y porque soy muy preguntona y amante de las causas justas, mi vida infante fue avanzando entre un sin vivir sobre si sería abogada, o periodista.  Al final, por cosas de la vida he acabado siendo publicitaria, y ahora me dedico a hacer magia con las cotidianidades de la vida.

La chica del Concepto

Por lo que respecta a mi, soy un poco despistada y lo que ahora está a la derecha probablemente acabe a la izquierda para luego acabar diciendo que juraría haberlo dejado en el centro. Me gusta reírme, con todo y de todo. Y si te tropiezas en mitad de la calle, te equivocas de palabra o cantas justo cuando se acaba la canción, también.  Cambio de opinión porque sí y lo que hoy es negro mañana puede ser blanco, por eso mismo no juzgo las opiniones ajenas y entiendo -o lo intento- que el que me quiere hoy, puede no hacerlo mañana, aunque me pese.  Y hablando de querer, creo en el amor, en el destino, y en la posibilidad de envejecer junto a alguien, pero luego se me pasa cuando descubro lo difícil que es conservar un para siempre. Puede que influya que hasta el momento nadie se ha decidido a querer matarme a carcajadas por la mañana, o simple y básicamente, que las personas en general estamos perdiendo la capacidad de querer, y querer bien. Pero eso es otro rollo.

Por lo demás, me verás deambulando por aquí en cualquiera de mis facetas, dispuesta y predispuesta a dejarme llevar por las palabras sin tener en cuenta de dónde vienen o hacia dónde van. Creo en el respeto, en las opiniones bien fundamentadas, en los debates diádicos, en la serendipia  y en el sentido del humor como valor supremo.

Así que adelante, siéntete como en casa y bienvenido. Ya estás aquí, ¿qué tienes que hacer? ¿dónde ibas? Sea cuál sea la que haya sido tu búsqueda, algo interesante debes haber dicho para que ahora estés leyendo mis palabras. Relájate y disfruta. Lee y comenta.

¿Entonces te quedas? Bien, me gustará oírte.

Anuncios

28 thoughts on “Quién está detrás

  1. Las aclaraciones sobre tu nombre y el buen uso de la tilde y su pronunciación, me han recordado un pequeño cuento que escribí hace tiempo y que te dejo aquí, si me lo permites:
    Valerí escribía su nombre así, si “e” y a mi me daban ganas de enamorarme de ella sólo para decirle: “Valerí, te quiero”. Sólo, porque aún a día de hoy, me sigue pareciendo una combinación estética insuperable.
    Y después de esta tontada, te felicito por tu blog, fresco, lleno de alegría y de buenas vibraciones. Me alegraste este mediodía de domingo.
    Enhorabuena!

  2. Corre que corre por este planeta, llegué justo pa’ tu cumpleaños y con un Gin Tonic en la mano, que también me acompaña en momentos de vuelta atrás, pa’ ver si yo también nací cuando era pequeño … aunque tengo gran duda….
    doblando ya las esquinas dobladas…por aquí revolotearé leyendo y escuchando, que no soñando a buscar…

  3. Hola, Natalí. Me ha gustado “tu autobiografía”. Sabes, qué casualidad, yo también nací cuando era pequeño; yo quería nacer un poco más tarde, pero mi madre, cabezota ella, me obligó a asomar mi cabecita, y entonces dije: “pues ya que estamos ¡adelante!”.
    Un abrazo desde mi Isla de Tenerife.
    Jesús.

  4. Creo que nada es casual, así que me alegro de haber encontrado tu blog.
    Es importante subirse a los trenes que paran en nuestra estación. Personalmente, me gusta viajar dejando las rutas abiertas, sin planificar demasiado y a veces incluso subir al tren en marcha y sin billete.
    El viaje promete. ¡Me quedo!

  5. Leonel dice:

    Me quedo! Somos parecidos, yo también nací cuando era pequeño, soy despistado, me gusta reírme de todo y sé lo difícil de conservar un para siempre.
    Ya voy montado en éste tren cantando bajito esa canción que revolotea en mi cabeza mientras te leo.

  6. Para mí esa foto tiene taaaanto significado… Es tu futura herencia. Eres átomos de cada uno de nosotros y sin ellos solo seríamos partículas.
    Cuán sabia es la vida que siempre nos vuelve a poner en el mismo camino, siempre tuya.

    • ¡Para mi también la tiene! Por eso la puse, creo que es una de las mejores fotos que tengo, por lo feliz de mi cara y por la herencia. Estar otra vez ahí, con todo lo tuyo. Ya sabes. Yo también brindo por eso, lo que es, es, y será. Pase lo que pasa. Con amor, tuya también.

    • Hay por ahí otra entrada que te invito a leer, que habla sobre querer y querer más bien mal. Prefiero que no me quieran si no van a hacerlo de un modo bonito y sano.
      Tomo nota de tu anotación, ¡y claro! quédate.

Susurra...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s